domingo, 8 de mayo de 2016

DISCRIMINACIÓN, UN ASUNTO DE EXCLUSIÓN

Tomado de: http://ferransala.com/la-ignorada-y-ocultada-discriminacion-contra-los-ancianos/





PROBLEMÁTICA SOCIAL


La vejez o tercera edad es una etapa de la vida a las que muchas personas alcanzan a llegar y por lo tanto debe asumirse con dignidad y respeto por los cambios corporales y estilo de vida que se exigen; sin embargo en una sociedad como la actual plagada de anuncios publicitarios que asocian la juventud con salud y belleza y en contraparte la vejez con enfermedad y decadencia han hecho de la vejez sea considerada como sinónimo de estorbo, desprecio y rechazo por parte de los gerontofóbicos para quienes las personas de edad son improductivos, dependientes y una carga social que amerita ser recluida en asilos o abandonados en las calles o a su suerte.

Basados en los planteamientos de  Axel Honneth, reflexionaremos sobre la situación de discapacidad con la que es asumida la vejez, los procesos de exclusión y condiciones  discriminatorias con necesidad de reconocimiento dentro de la diversidad social. (Aguilera, P. M., & González, B. V. 2013); y la búsqueda de fundamentos éticos que respalden el derecho al acceso de la justicia, la igualdad y la libertad. (Guibet-Lafaye, C., & Romañach Cabrero, J. 2010)

El modelo de la diversidad funcional es una propuesta de lucha contra la discriminación en la que cada persona sin importar lo capaz, o inteligente, o productiva, o útil, o con independencia de su capacidad de andar y correr, de hablar o de oír etc. tenga la oportunidad de vivir y disfrutar de la vida a cualquier edad (Palacios y Romañach, 2006, 55-99); es un llamado a la construcción de una sociedad con más inclusión y dignificación del ser desde la igualdad de valor que tiene todas las vidas humanas independiente de la edad y el respeto a sus derechos.

Acortar las brechas de la estigmatización social a las que son sometidas las personas de la tercera edad es adentrarnos a campos más aplicados del respeto a la  identidad y la diferencia; es luchar por el reconocimiento del ser que vive una situación de fragilidad a la que cualquier persona puede verse expuesta con el pasar de los años. (Guibet-Lafaye, C., & Romañach Cabrero, J. 2010)




Es doloroso ver como  los ancianos se topan con realidades oprimentes donde no sólo deben enfrentar enfermedades y trastornos físicos como la artrosis, la osteoporosis y el mal de Alzheimer, sino con la dureza social de la intolerancia para movilizarse en los sistemas de transporte público, afiliarse a un sistema de seguridad social que los consideran de alto costo, gozar de la pensión con dignidad;  ya no pueden participar en diferentes actividades laborales por ser considerados poco productivas; o la crudeza psicológica de sugestionarlos como seres inútiles y dependientes económica y afectivamente de terceros que no dimensionan a la vejez como una situación trascendental de la vida de la humanidad.


Por todas estas situaciones se hace un llamado al Estado, la familia y la comunidad para que se reconozca el estado de vejez con sentido humanitario e igualitario que propicien estrategias que mejoren la calidad de vida de forma digna y plena.  De igual forma le permitan la participación activa en la toma de decisiones concernientes a su desarrollo y autoafirmación social.

tomado de: https://plus.google.com/103921874458304299795

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Morales Aguilera, P., & Vallés González, B. (2013). Discapacidad y reconocimiento: reflexiones desde el prisma de Axel Honneth. Dilemata, 0(13), 189-208. Consultado de http://www.dilemata.net/revista/index.php/dilemata/article/view/249/276
Guibet Lafaye, C., & Romañach Cabrero, J. (2010). Diversity ethics. An alternative to Peter Singer’s ethics.Dilemata, 0(3). Consultado de http://www.dilemata.net/revista/index.php/dilemata/article/view/37/52

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada